Skip to main content

La aromaterapia es un recurso muy potente contra el estrés y las alteraciones del estado de ánimo. Algunos aceites esenciales son conocidos por su efecto “relax” casi inmediato, una ventaja importante frente a otras terapias. Sólo hay que disfrutar de sus aromas amorosos.

La clave: nuestro olfato, un gran olvidado.

Hoy en día, nuestras sociedades están dominadas por la ansiedad ante el futuro, la incertidumbre… todo ello se ha transformado en un importante detonante de problemas de salud mental.

Mantener el estrés y la ansiedad a raya no es tan fácil como pensamos. Llega de manera progresiva y se instala como un funcionamiento que sobrepasa nuestras energías, ánimo y capacidades, alterando necesidades tan vitales como el sueño y el descanso. De hecho, numerosas investigaciones han estudiado los efectos del estrés en animales, incluyendo los humanos, y han determinado cambios en el sistema endocrino, sobre todo, a través del eje hipotálamo-pituitario-suprarrenal.

Ante la necesidad de dar respuesta a un problema de salud tan común, e intentando evitar el abordaje médico-farmacológico (que además de no tratar el origen puede provocar algunos efectos secundarios importantes), ha ido resurgiendo un viejo aliado natural: la aromaterapia.

A lo largo de la historia de la humanidad, las plantas aromáticas y sus propiedades han sido motivo de estudio. También se han usado en cocina, medicina, perfumería y cosmética, desde hace miles de años.

El uso de ciertos aceites esenciales (extractos de diferentes partes de las plantas) tiene un efecto relajante y procura un favorecedor estado de bienestar general, justo lo que necesitamos en épocas de nerviosismo, ansiedad e insomnio. Por eso no es nada raro que, en las últimas décadas, se haya disparado la utilización de estos extractos vegetales para la salud y la relajación de grandes y pequeños, empleándose principalmente tanto a través de la piel como por vía olfativa.

OLFATO Y SALUD EMOCIONAL

Parece casi mágico pensar que las personas, a través de esas esencias preciosas de la Naturaleza, podamos contribuir a apaciguar la ansiedad y el estrés emocional. Lo cierto es que su mecanismo de acción es pura neurofisiología del sentido del olfato, un gran olvidado. ¿Quizá por eso no le damos el valor que merece?

Los seres humanos nos hemos vuelto más dependientes al órgano de la visión, en comparación con otras especies animales. Es fruto del proceso de evolución y algo que ha causado una mayor degeneración del sistema olfativo.

No obstante, los humanos también somos mamíferos y ello nos dota de un olfato que afecta a nuestras emociones, funciones cerebrales superiores y, como no, a nuestro sistema nervioso autónomo. En estudios con animales, se ha señalado que el estrés prenatal puede interferir negativamente en el desarrollo del sistema olfativo durante la fase prenatal y conllevar consecuencias en la edad adulta. Asimismo, otro trabajo de investigación confirmó que el olor materno afecta al desarrollo del niño en sus funciones cognitivas. ¡Ahí es nada!

A día de hoy la ciencia ha descrito que los aromas de los aceites esenciales, que penetran a nuestro organismo a través del sentido del olfato, actúan de forma directa sobre centros cerebrales relacionados con las emociones (en menos de 2 segundos), además de otros centros encargados de regular procesos orgánicos y sistémicos. En un primer momento, el estímulo olfativo que proviene del aceite esencial, llega al sistema límbico y al hipotálamo, áreas del cerebro que regulan los sentimientos y las acciones más instintivas. Además, se trata de zonas cerebrales con un papel importante en los procesos memorísticos y hormonales.

Por lo tanto, ya vemos que la acción de estos maravillosos aromas traspasa la esfera puramente emocional. También tocan lo orgánico.

Somos organismos electromagnéticos. Las personas y los animales somos sensibles a las frecuencias de los aceites esenciales, pues tienen un impacto en nuestro estado vibratorio y, de este modo, podemos obtener beneficio de estas modificaciones y equilibrar así nuestros estatus emocionalmente desregulados.

Así, cuando olemos cierto aceite esencial, nuestro sistema límbico recoge dicha molécula volátil y desde el hipotálamo causa una vibración molecular por las áreas nerviosas, relajando o activando nuestro sistema nervioso. Esto puede traducirse de muchas formas, desde conductas y comportamientos más o menos empáticos, mayor o menor sensibilidad, hiper o hipo-alerta, pesimismo o positivismo, o la recuperación de ciertas sensaciones y recuerdos almacenados en nuestra memoria. ¡Parece increíble todo lo que provoca una sola molécula aromática!

AROMATERAPIA RELAJANTE: LAS MEJORES ESENCIAS PARA REGULAR TUS EMOCIONES

Cada vez salen a la luz más investigaciones centradas en definir las moléculas aromáticas con capacidad para disminuir nuestros niveles de estrés.

En general, se recomienda su inhalación a través de los difusores de aceites esenciales, las brumas o la aplicación tópica. La vía oral está indicada en casos más severos y siempre bajo las recomendaciones de un profesional experto en aromaterapia.

Recientes investigaciones científicas señalan que oler determinados compuestos aromáticos puede disminuir los niveles de cortisol en saliva. Este punto es muy importante, ya que el cortisol, secretado de manera continuada, afecta a los sistemas, el sueño y las capacidades diurnas.

En el caso de la ansiedad y del estrés, la combinación de aromaterapia con el masaje, otra terapia que consigue activar nuestro sistema nervioso parasimpático (encargado de los procesos de relajación y reparación), conlleva un fuerte efecto regulador emocional. Se trata de una oportunidad valiosísima de combinar los efectos del tacto nutritivo y de la aromaterapia relajante, dando como resultado la armonización de mente, cuerpo y emociones. Por eso, si sueles padecer estrés o estás pasando una época más agitada, el masaje con aromaterapia debe formar parte de tu vida. Busca un profesional cualificado y visítalo regularmente. En serio, marca un antes y un después…

Y ahora vamos al grano, a hablarte de ejemplos más concretos. A continuación, te damos algunos nombres de esencias relajantes que no pueden faltar en tu botiquín de primeros auxilios emocionales. ¡Toma nota!

ACEITE ESENCIAL DE MANDARINA

Su dulce, afrutado y fresco aroma es de los más suaves, relajantes y elevadores del ánimo. Se sabe que es capaz de regular el sistema nervioso autónomo parasimpático, favoreciendo la conciliación y la calidad del sueño. Además, es ideal para poner en el difusor en el cuarto de los niños, sobre todo en el caso de nerviosismo e hiperactividad, media hora antes de que se vayan a dormir.

Este aceite esencial combina en mezcla muy bien con la lavanda, el limón, y la manzanilla romana.

¡Dulces sueños!

ACEITE ESENCIAL DE LAVANDA

A esta planta se le atribuyen numerosos beneficios: analgésica, antiséptica, rejuvenecedora cutánea, antiespasmódica y calmante. Si hay un aceite versátil y conocido por muchos, ese es el aceite esencial de lavanda, uno de los aromas de preferencia a la hora de abordar el estrés, la agitación, la ansiedad, el insomnio y la depresión. También es perfecto para los bebés y niños, aunque cuanto más pequeños siempre mejor en difusor.

En estudios, se ha podido confirmar que la lavanda, junto con el romero, aumenta la actividad de captación de radicales libres y disminuye el nivel de cortisol en la saliva, suprimiendo así estados de estrés y ofreciendo relajación y mejora de la hipertensión arterial.

Sin duda alguna, la lavanda es nuestro gran armonizador.

ACEITE ESENCIAL DE MANZANILLA ROMANA

Este es el aceite más recomendado para las noches. Se aconseja en caso de sensibilidad, nerviosismo, hipertensión arterial, terrores nocturnos infantiles y preocupación nocturna. ¡Ya sabes, con la manzanilla, adiós a las pesadillas!

Concretamente, algunos estudios han señalado que la manzanilla, tomada en infusión, tiene un efecto comparable a las benzodiacepinas (fármaco indicado en caso de ansiedad e insomnio) y que, además, es muy efectiva en el caso de molestias menstruales físicas y psicológicas (síndrome premenstrual, tensión, desequilibrio emocional o irritabilidad en los periodos).

ACEITE ESENCIAL DE BERGAMOTA

El aceite esencial de bergamota, otro cítrico, consigue disipar los estados de estrés, decaimiento por tensión prolongada y mejora la depresión. En concreto, algunos estudios han determinado que los aceites esenciales de bergamota y lavanda, consiguen una secreción equilibrada de los neurotransmisores cerebrales dopamina y serotonina.

Ten en cuenta que la mayoría de los aceites esenciales cítricos son considerados “estimulantes”; esto quiere decir que son capaces de aumentar la energía y de mejorar el humor. En concreto, algunas investigaciones han sugerido que el aceite esencial de bergamota es capaz de proteger a nuestro tejido nervioso ante sustancias tóxicas.

ACEITE ESENCIAL DE PETIT GRAIN

Si lo que estamos buscando es frenar la somatización del estrés, la tensión muscular y la rigidez, la sedación de este aroma es muy favorecedora. También, ayuda en casos de soledad y cuando hay necesidad de digerir emociones desbordantes.

NUESTRA RECOMENDACIÓN

Desde Naturespai te animamos a que te hagas con un difusor de esencias y que lo pongas a trabajar en casa, en el cuarto de los niños, en la oficina, y en cualquier lugar donde te interese mantenerte en calma, con foco y equilibrado. De verdad que no se trata de ningún lujo, todo lo contrario, es una magnífica solución natural que mejora tu salud y mantiene en orden tu regulación mental y emocional.

Otra manera de beneficiarte de sus bondades es dedicarte unos minutos a masajear algunas partes del cuerpo (muñecas, pecho, pies, nuca, hombros…) con aceite esencial para favorecer todo este estado de bienestar y la regulación emocional.

Nos ha encantado compartir estas claves de la aromaterapia relajante contigo. Si entras en el mundo de los aceites esenciales, pronto descubrirás los beneficios que puede aportar a tu vida y a la de los tuyos. No obstante, nos gusta advertir que se trata de una terapia natural que debe emplearse teniendo en cuenta ciertas claves, recomendaciones y puntos para tu seguridad para una mejor obtención de resultados. En Naturespai contamos con la experiencia en Naturopatía de Belkis, quien puede asesorarte y acompañarte en tu camino de bienestar con aceites esenciales relajantes. ¡Te esperamos en la tienda física de Barcelona o a través de la consulta online de la web!

¡Gracias por pasarte por el blog!

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

Hur MH, Song JA, Lee J, Lee MS. Aromatherapy for stress reduction in healthy adults: a systematic review and meta-analysis of randomized clinical trials. Maturitas. 2014 Dec;79(4):362-9. 

Kim IH, Kim C, Seong K, Hur MH, Lim HM, Lee MS. Essential oil inhalation on blood pressure and salivary cortisol levels in prehypertensive and hypertensive subjects. Evid Based Complement Alternat Med. 2012;2012:984203.

Masuo Y, Satou T, Takemoto H, Koike K. Smell and Stress Response in the Brain: Review of the Connection between Chemistry and Neuropharmacology. Molecules. 2021 Apr 28;26(9):2571.

Watanabe E, Kuchta K, Kimura M, Rauwald HW, Kamei T, Imanishi J. Effects of bergamot ( Citrus bergamia (Risso) Wright & Arn.) essential oil aromatherapy on mood states, parasympathetic nervous system activity, and salivary cortisol levels in 41 healthy females. Forsch Komplementmed. 2015;22(1):43-9.

Close Menu

Tienda

Horario

Lunes a viernes
10:00 – 14:00
17:00 – 20:30 h
Sábados
10:00-14:00 h