Problemas digestivos, el fantasma que estropea las vacaciones

Estamos comenzando con los artículos sobre asuntos de verano y las consabidas vacaciones.

Algunos de los problemas más comunes y poco explicados son los relacionados con estreñimiento, mala digestión, diarreas y urinarios.

Cual es la relación con las vacaciones?. Es por los calores del verano? Es por los viajes? Es por comer lo que no acostumbramos a diario?.

La realidad es que es un poco de todo y todo tiene su influencia.

El calor del verano ciertamente afecta la digestión y promueve los ambientes calientes y húmedos donde mejor se desarrollan bacterias y otros agentes patógenos como los de las afecciones urinarias.

Los viajes implican horas sentados, sin caminar, comiendo alimentos poco conocidos o no acostumbrados. Cambios de horarios, dormir en lugares extraños. Todo lo cual afecta no solo la digestión, también el sueño y al desajustar la sintonía entre horario físico y nuestro reloj circadiano, incide sobre las horas normales de funcionamiento de nuestros órganos y de “ir al baño”.

El comer alimentos novedosos, de por si no debería afectar. Pero pequeños detalles como el contenido mineral del agua local, puede definitivamente afectar el funcionamiento de nuestro sistema digestivo. Si a esto sumamos excesos de grasas, de especies nuevas para nosotros, de azucares, menos ingesta de fibra, tenemos todos los ingredientes para un cuadro de problemas digestivos y un mal rato en las vacaciones.

Tenemos que privarnos de tanta belleza y bondad. No, definitivamente debemos aprovechar y disfrutar de todo, siempre que cuidemos un poco el como lo hacemos y tomemos lo necesario para evitar los malos ratos del “después” y del “no debería”.

Comencemos  con el restriñimiento.

El restriñimiento ocasional que se presenta de forma pasajera, no el crónico que se sufre recurrentemente, no es una enfermedad, es un síntoma indicativo de que algunas cosas no andan bien en nuestro sistema gastrointestinal.

Se considera sufrir de restreñimiento cuando una persona realiza menos de tres deposiciones a la semana, siendo las heces escasas, duras y secas.

 Las causas más comunes del restriñimiento ocasional asociado a viajar y estar fuera de casa son:

  • Reprimirse de ir al baño sea por asuntos higiénicos, de tiempo, de cambio de horas.
  • Cambios en los hábitos alimentarios sea por comidas locales, probar algo exótico o simplemente pereza en “comer lo mismo de siempre”
  • Deshidratación. Sea por exposición a la naturaleza, sol, viento, o por ingesta más elevada de bebidas alcohólicas, o como es lo más normal, la combinación de ambas.
  • Para algunos las vacaciones son sinónimo de mucha actividad física, pero para la gran mayoría es sinónimo de “voy a descansar”, es decir, tumbarse en la tumbona con una buena bebida refrescante a base alcohol en la mano, comiendo ricas tapitas, todo lo cual afecta los movimientos peristálticos de los intestinos retrasando el tránsito intestinal.

Cuando sufrimos estos síntomas la solución clásica y rápida es acudir a la farmacia y tomar alguno de los muchos laxantes convencionales disponible.

Cuidado, generalmente este remedio es peor que la enfermedad.

Los laxantes convencionales, especialmente los que contienen fosfato sódico en su composición puede ser muy peligrosos. Ha habido muchos casos denunciados y medicamente documentados  de  efectos secundarios graves relacionados con el uso de estos laxantes de fosfato sódico.

Lo recomendable en casos de estreñimiento ocasional, es optar siempre por una solución natural.

Las soluciones naturales abarcan una muy amplia gama de laxantes que van desde los llamados “de fibra” a los llamados catárticos y los probióticos, así como varias combinaciones de ellos.

Los de fibra sirven para suplementar las dietas pobres en este elemento fundamental aportando la fibra necesaria para ayudar a un buen y sano tránsito intestinal. Son de tipo neutro y solo actúan como elemento mecánico.

Los catárticos son los que actúan sobre las fibras musculares lisas y las paredes de los intestinos estimulando los movimientos peristálticos que empujan el bolo a lo largo de su recorrido evitando “atascos” lo que hace que avance hasta ser eliminado, es decir, evacuado.

Los probióticos refuerzan la flora intestinal colaborando con el buen procesamiento del bolo lo que definitivamente es fundamental para la sana evacuación.

Sin duda que combinando los tres tipos se promueve una sinergia mucho más efectiva con resultados excelentes.

En tu espacio de bienestar en Naturespai tenemos todos los tipos así como varias combinaciones incluso en formatos específicos y muy convenientes para viajar.

Ven y consúltanos. Con gusto atenderemos tus necesidades particulares y sugeriremos lo mejor para ti.

Cómo lidiar con los problemas digestivos

En primer lugar debemos distinguir los problemas digestivo temporales consecuencia del viajar y vacaciones, de los crónicos, recurrentes, persistentes, mucho más complejos y difíciles tanto de diagnosticar como de tratar.

Hoy nos limitamos solo a los causados por los resultantes de cambiar hábitos alimenticios como son  las digestiones lentas, pesadas y difíciles que provocan numerosas molestias asociadas (pesadez, acidez, reflujo, gases, incomodidad, somnolencia…).

Repetimos, el problema no es viajar sino los cambios que ello conlleva en algunas conductas que pueden provocar problemas digestivos.

Mencionemos los más comunes:

  • Cambios en los horarios de las comidas.

Al viajar y durante las vacaciones sea por cambio de huso horario o por desidia, se altera la rutina habitual. No se es tan rígido con la hora de comer ni de cenar todo lo cual afecta el sistema digestivo que refleja con malestar estos desajustes.

  • Se permiten más caprichos.

Los platillos especiales, comer en exceso,  cenas más pesadas y abundantes de lo normal, mayor ingesta de alcohol, exceso de azúcar tanto por bebidas carbonatadas como por ricos postres y tentadores helados.

Todo esto pasa factura a nuestro sistema digestivo.

  • Cambios alimentarios.

Posiblemente los cambios más importantes y que más inciden en nuestro sistema digestivo, especialmente si viajamos lejos de nuestra zona habitual, son los relacionados con el contenido de minerales en las aguas que son parte integral de nuestra ingesta, sea como parte de las cocciones de lo que comemos, o como liquido con que rehidratarnos.

Esto es inevitable y debemos tomar las medidas para neutralizarlo.

Evidentemente que también colaboran con los malestares gastrointestinales los platillos de la novedosa comida exótica del lugar con ingredientes a los que nuestro sistema no está acostumbrado.

  • Infecciones bacterianas o parasitarias.

En este artículo no trataremos el punto de las infecciones pues hoy día ni es ya tan común ni fácil de resolver, pero si fácil de prevenir.

La palabra clave es higiene y prevención, sobre todo si vamos a lugares alejados del turismo normal donde los operadores hoy día se cuidan muy bien de cuidar a sus huéspedes.

Cuidar el agua, la higiene personal y la ingesta de alimentos crudos u manejados con las manos.

Podemos trabajar este tema en otra ocasión.

No hay duda,  durante las vacaciones es relativamente común sufrir algún episodio de malestar digestivo que impida disfrutar al máximo de los días de descanso.

Que podemos hacer al respecto.

En la farmacopea natural existe múltiples ayudas a la digestión, desde los “remedios de la abuela” como el romero, la melisa, la salvia, el diente de león y otras hierbas, hasta los diseñados específicamente para llevar de viaje y tener a mano para las emergencias.

En tu espacio de bienestar natural, tu Naturespai, tenemos una gran variedad de formulaciones para estos acontecimientos, algunas incluso en formato para viaje ideal para tus vacaciones.

Pero lo más importante es que en Naturespai encontraras expertos que con gusto analizaran tu caso particular y te aconsejaran lo más adecuado para ti.

Esperamos nuestro articulo de hoy haya sido de tu interés y si tienes alguna duda o pregunta especifica, no dudes en escribirnos. Nuestros expertos lo analizaran y trataremos de darte respuestas.

Ven a visitarnos será un placer recibirte.

El equipo de Naturespai.

Bretón de los Herreros 7
08012 Barcelona

Tel. 93 218 30 87
mail: info@naturespai.es

Horario de atención:
L-V 10h-14h-16:30h-20:30h
S 10h-14h